jueves, 25 de septiembre de 2014

POMPEYA, MODELO DE CIUDAD

Las cuatro de la mañana del domingo y yo durmiendo plácidamente en la habitación del hotel. No era un domingo cualquiera, lo había esperado desde el inicio del tour, sino es desde antes. El despertador acaba de sonar, siendo sincera no quiero despertarme, ya teníamos varios días de mucha caminata, pero tengo que hacerlo porque absolutamente esto vale la pena.

Me levanto y cada vez que lo hago siempre me dirijo hacia la ventana para ver el panorama. Esta vez vi a Roma, y aunque tenía un gran edificio en frente, igual no se podía ver con claridad por la hora, demasiado temprano.

Empiezo a cambiarme, alistar mi mochila y mi cámara. El bus estaba esperando, la salida programada era a las cinco. Así que mientras subíamos, nuestra guía nos alcanzó una bolsa con un refrigerio para ir comiendo en el bus. Eran tres horas de viaje hacia Pompeya, tomé el asiento de adelante con la vista panorámica, justamente para observar el amanecer y sobretodo para ver la ruta. Siempre he querido ir hacia una de las ciudades ejemplares de la antigua Roma, ciudades de grandes civilizaciones, ciudades que deberían guardar un referente para la arquitectura y urbanismo de hoy.

No descansé mucho en esas tres horas, mis ansias eran mayores. Comí algo del refrigerio y dejé para después, igual íbamos a desayunar llegando a Pompeya. Entonces empezó el espectáculo del amanecer. El camino era rodeado de áreas verdes con suaves curvaturas, con el perfil de las montañas en el fondo, aparecían y desaparecían algunos pueblos pequeños. Y poco a poco, el cielo empezó a darle paso al sol. 

Nuestro bus fue directamente hacia Pompeya, era una buena hora para empezar el tour. Día domingo y era de esperarse una gran cantidad de turistas. Pasamos al hotel a tomar desayuno y sin mucha demora nos encontramos con nuestra guía nuevamente para que nos haga entrega de los auriculares y radio para empezar con el recorrido en las antiguas ruinas. 

Con todas las ganas empezamos el tour. Listo el auricular, la radio y lista la cámara. 

El ingreso a la ciudad de Pompeya es por la Porta Marina, con dos arcos diferenciados: uno para las personas y otro más grande para las carrozas. Desde que empieza el recorrido uno percibe las líneas de las calles que cruzan teniendo una trama regular, calles con dirección norte-sur y otras este-oeste, definiendo claramente los espacios peatonales de las vías carrozables.

Conforme avanzamos, nos percatamos de una construcción con base rectangular con pilares hacia los laterales, la base está a nivel más alto que de la circulación peatonal, con un espacio importante en el fondo definido por pilares de menores dimensiones. Se trata de la Basílica, que era la sede de justicia donde trataban todas las consultas. Y exactamente al frente del ingreso hacia la Basílica, se encuentra el famoso Foro, que es una plaza donde todos los ciudadanos se reunían para sus relaciones comerciales, sociales, económicas y religiosas. Conserva la forma rectangular con los pilares hacia los lados, los edificios más importantes se ubican alrededor del Foro, entre ellos el Tempio di Giove (Júpiter), Tempio di Vespasiano, Edifici Amministrazione Pubblica y Edifici di Eumachia. Bordeando el Foro, al frente lateral del Tempio di Giove se encuentra el Macellum, que era el mercado principal organizado con un patio central con una pileta en su interior.

Terminando la zona del Foro, se encuentra el Arco Onorario atribuido a Tiberio construido de ladrillo, dando paso a una calle más angosta que la del Foro. En el mismo eje de la calle, se encuentra otro Arco Onorario que se le atribuye a Calígula.

Hacia la mano derecha del Arco de Calígula, se encuentran la Terme del Foro, que es un establecimiento de termas. Este conjunto está dividido en dos sectores: masculino y femenino. Nosotros entramos hacia el lado masculino, lo reconocimos por los ornamentos identificados en las paredes. Era una serie de espacios contiguos con aberturas exactas para pasar una persona. Tenían ambientes de vestidores y otros ambientes de baños. Uno de los ambientes al que entramos, tenía forma rectangular con el techo abovedado con estrías y el piso con mosaico color blanco, pero en la zona donde se encontraba la pileta redonda de mármol, mantenía una cúpula con una abertura cenital que daba ingreso a la luz natural directamente hacia la pileta. Otras aberturas rectangulares se ubicaban en la bóveda teniendo un control sobre el ingreso de la luz.

Visitamos también el Thermopolium, que era nada más y nada menos que un establecimiento con alimentos preparados, listos para servir. Es decir, un local de comida rápida. Se identificaba la barra en forma de L, donde el cocinero estaba en el interior y podía atender a los comensales. Hasta esta parte del tour, yo ya me encontraba totalmente asombrada con todo lo que estaba viendo e imaginándome de la ciudad.

Luego conocimos la Casa di Pansa, la casa de un panadero donde se encontraron el horno de ladrillo y recipientes para mantener el pan. La Granai del Foro, donde actualmente se conservan estatuas, ornamentos, ánforas y moldes de yeso de los cuerpos encontrados en la ciudad. Y ya de regreso pasamos por el Tempio di Apolo, dios al cual rendían culto y se encontraba al frente lateral de la Basílica. El Tempio di Apolo también estaba rodeado de columnas en sus cuatro lados. No se podía ingresar directamente desde Foro, sino a través de la calle Marina. Terminando el recorrido, salimos bordeando el Tempio di Venere (Venus).

Pompeya, la ciudad conocida porque fue enterrada por la erupción del Vesubio, es también reconocida porque fue una ciudad formada antes de Cristo (a.C.) que tenía un manejo político donde existían votaciones para elegir a su mandatario, donde mantenían reglas con poderes judiciales, donde existía el comercio con un cambio monetario. Que presentaba una plaza principal llamada Foro, lugar donde se ubicaban las edificaciones más importantes de la ciudad. Donde las casas mantenían un código de identificación dependiendo del tipo de actividad que se realice dentro de ella. Donde existían termas públicas con las ideas claras de aseo, control de temperatura y luz, teniendo baños fríos y calientes con sus propios vestidores. Donde tenían un sistema de vías clasificado según la importancia, según el uso y según la orientación, manteniendo un código para poder ubicarse dentro de la ciudad, e incluso disponían en cada cierto tramo bebederos para los ciudadanos. Obviamente ellos mantenían un sistema de acueductos para abastecer de agua a la ciudad o probablemente pozos y agua de luvia recogida en cisterna. Debemos de reconocer que son considerados los mejores ingenieros del mundo.

Con todo lo visto y escuchado en la visita a Pompeya, saliendo me encontré nuevamente con mi guía y qué cara habré puesto porque cuando me miró, se extrañó y me dijo: ¿Qué te pareció?, a lo que simplemente contesté: Estoy desconcertada. Siento que no hemos avanzado absolutamente nada.


Camino a Pompeya.
El Vesubio, vigilando a Pompeya.
Ingreso Porta Marina.
Pilares de la Basílica.
Pilares del Foro.
Foro. Al fondo el Tempio di Giove
Calle típica de la ciudad
Desvío de dos calles con bebederos
Tempio di Giove y Arco Onorario.
Tempio di Apolo
Tempio di Vespasiano
Terme del Foro. Masculino. 
Ornamentos en los nichos de paredes.
Calidarum. 
Pileta redonda y cúpula con luz cenital.
Casa di Pansa




Publicar un comentario