jueves, 16 de octubre de 2014

EL ESPACIO RELIGIOSO

Cuando era estudiante en la universidad, en el curso de Historia de la Arquitectura, era un asunto particular analizar y aprender los diferentes estilos arquitectónicos, que iban desde la arquitectura primitiva, luego por la mesopotámica, egipcia, griega, romana y todas las demás que vinieron a continuación.

Obviamente cada una de ellas tenía una singularidad. Característica propia, que en cada estudio de casos generaba efectos de fascinación. El sólo hecho de imaginar como el espacio iba transformándose a través de los años, era un proceso al que no podía ser indiferente e insensible.